Instantáneas ilustradas, por Ezequiel García

Instantáneas ilustradas, por Ezequiel García Año del General Manuel Belgrano

Compartir:

Dos anécdotas de la vida de Manuel Belgrano, retratadas por el historietista porteño

Instantáneas ilustradas es una serie de microexhibiciones virtuales creadas con motivo del Año del General Manuel Belgrano. Durante junio, se comparten ilustraciones de seis artistas visuales de distintas provincias del país que retratan momentos históricos en torno a Belgrano. Las ilustraciones se hicieron a partir de anécdotas que, a modo de instantáneas fotográficas, capturan momentos de la vida del prócer. Las dos instantáneas que aquí se presentan fueron recopiladas y escritas por el historiador Javier Trímboli e ilustradas por Ezequiel García.

La serie forma parte de las producciones realizadas en conjunto por el Centro Cultural Kirchner, el Archivo General de la Nación (AGN) y la Secretaría de Patrimonio con motivo del Año del General Manuel Belgrano.

“Campo de batalla, te tengo”



El 24 de septiembre de 1812 ocurre la fundamental batalla de Tucumán. Porque los realistas, o fidelistas como también se los conocía, luego de derrotar al ejército que bajo el mando político de Castelli había llegado hasta las orillas del lago Titicaca, estaban haciendo retroceder a los patriotas casi a la desesperada. El Triunvirato temía que llegaran incluso hasta Buenos Aires, que allí terminaran de sofocar a la revolución. De hecho, Belgrano recibe la orden de no presentar batalla en Tucumán, sino de retrogradar, como también se decía, hasta Córdoba. Y ahí, fortalecidas la propias fuerzas, jugar una carta clave, la última, enfrentando al enemigo. Belgrano presta atención a los tucumanos, que le reclaman que no los abandone en las manos realistas, y desobedece al Triunvirato. José María Paz, que en 1812 era un joven oficial, recoge en sus memorias publicadas luego de su muerte esta escena que tiene lugar justo en el momento que comienza la batalla de Tucumán: "El general Belgrano cabalgaba ese día un mansísimo caballo rosillo, de paso, que acostumbraba montar habitualmente. Con sorpresa de todos, al primer cañonazo de nuestra línea, se asustó, y dio en tierra con el General. La noticia de la caída se propagó con admirable rapidez por toda nuestra formación, y al principio se temió que fuese efecto de alguna bala u otro accidente parecido; mas, luego se supo el verdadero motivo. La caída parecía de mal agüero, pero no tuvo resultados desagradables, y luego se olvidó. Pudo decir: Campo de batalla, te tengo."

El retrato



Que sepamos, Belgrano sólo posó para ser retratado una vez, en Londres y en 1815 ante el pintor francés François Casimir Carbonnier. Hacia Europa había partido en los últimos días del año previo –recordemos, luego de ser derrotado en las batallas de Vilcapugio y Ayohuma, es decir, en uno de los momentos más críticos de su carrera política y también de la revolución–, enviado por el Directorio en busca de un rey para que gobierne a las Provincias Unidas del Río de la Plata. Napoleón estaba confinado y es el momento de la restauración monárquica en Europa, que quiere hacer de la Revolución francesa un accidente olvidable. En América del Sur la revolución ha sido derrotada en Chile, también en Venezuela y en Nueva Granada. Casi sólo sobrevive entre nosotros, aunque, claro, es un problema saber qué denominamos con este nombre. La comitiva también la integran Manuel de Sarratea y Bernardino Rivadavia. El historiador Vicente Fidel López los caracteriza así: Sarratea, a la cabeza del proyecto monarquista, era de “índole excesivamente frívola, desparpajado sus procederes y poco segura su moralidad”; estaba encantado con el hecho de andar en misión en Europa, entre reyes y príncipes. Aunque patriota, era un “espíritu falaz”, “intrigante y artificioso”. Rivadavia, de “tono clásico y maneras teatrales”, se entregaba a profundas meditaciones, sin prestarle atención a lo que estuviera por debajo de sus espirales de ideas. Olfato político cero, era de profeta lo suyo. De Belgrano sólo dice que era el “simple Belgrano”. El patriota cínico –Sarratea–; el patriota visionario –Rivadavia–; Belgrano, el patriota simple. Según Vicente Fidel López este episodio tuvo mucho de comedia y de farsa, a la espera de un Molière o un Moratín que lo vuelvan teatro que invite a la carcajada. La base de operaciones es en Londres, en un cuarto que alquilan y en el que, encerrados, se afiebran con este proyecto desesperado. Sarratea arma el contacto con un aventurero que se hacía conocer como el conde de Carrabus, quien les asegura que el joven Francisco de Paula, hijo de Carlos IV y hermano de Fernando VII, es el candidato que necesitan para la corona. Para avanzar por este camino les pide mucha plata, cada vez más, imperiosa para llevar adelante tratativas, viajes, etc. Se la dan. Pero nada de esto tiene asidero, porque Fernando VII lleva con mano firme las riendas de los Borbones de España y no está dispuesto a dejar pasar algo así, menos que menos en esa coyuntura en la que ve posible reconquistarlo todo. A punto de ser descubierto como un farsante, el conde de Carrabus propone secuestrar a Francisco de Paula para llevarlo a Buenos Aires. Evidente es que los timaron. Se habla de un reto a duelo que Belgrano le lanzó y que quedó en la nada. La misión de este modo fue llegando a su fin, agotado el presupuesto con el que contaban. En esos días de Londres el pintor francés retrató a Belgrano.

Acerca de Ezequiel García

Ezequiel García nació en la Ciudad de Buenos Aires en 1975. Es historietista y artista gráfico. Realizó estudios de historieta con Alberto Breccia, de arte, de cine y de fotografía. Fue coeditor de la revista de historietas El Tripero (realizada por exalumnos de Alberto Breccia entre 1994 y 2002, y en 2015) y publicó las novelas gráficas Llegar a los 30 (Emecé, Buenos Aires, 2007) y Creciendo en público (Ediciones Tren en Movimiento, Buenos Aires, 2013; Fantagraphics, EEUU, 2016). Desde 2010 forma parte de Un Faulduo, un colectivo de investigación y experimentación alrededor de la historieta. Enseña historietas para adultos y niños en diversos espacios y es coordinador de ilustraciones e historietas de la revista Crisis, del Festival Sudestada de Dibujo e Ilustración, y director de la colección de libros de historietas Gráfica En Movimiento (Ediciones Tren en Movimiento, Buenos Aires). En el 2000 obtuvo el Premio Historieta en el 27º Salón del Humor de Piracicaba (Brasil) y en 2016 fue beneficiado con una beca del Fondo Argentino de Desarrollo Cultural y Creativo. Publicó y expuso sus trabajos en Argentina, Holanda, Chile, Perú, Colombia, España, Italia, Cuba y Panamá.




Estemos en contacto

Dejanos tu mail para enterarte de la programación del CCK.

Nuestras redes

Conectate con nosotros en las siguientes redes sociales.