Francisco Rettig dirige a la Sinfónica Nacional

Francisco Rettig dirige a la Sinfónica Nacional Miércoles 21 y viernes 23 de septiembre, 20h - Sala Sinfónica

Compartir:

Junto al director chileno, la Orquesta interpreta la Cuarta Sinfonía de Bruckner

El chileno Rettig vuelve al CCK para dirigir la monumental obra del repertorio sinfónico, la Cuarta Sinfonía de Bruckner: Romántica.

Anton Bruckner: Sinfonía n° 4 en mi bemol mayor, WAB 104, Romántica
 

Acerca de la obra

Por Julio Palacio

La Cuarta es la más difundida y grabada de las once sinfonías (nueve numeradas) que Anton Bruckner concluyó. Existe en por lo menos tres diferentes versiones, de las cuales la hoy más aceptada data de 1877/1880. El subtítulo de Romántica parece arrancado de un propósito programático jamás pensado por el autor, mucho más interesado en asuntos de arquitectura sonora que de descripción pictórica. De todos modos, la presencia fundamental de los cornos, el instrumento-emblema de la orquesta del siglo XIX, da al oyente la posibilidad de ilusionarse (wagnerizarse, inclusive) con alguna leyenda medieval. Los movimientos extremos están asociados por una idea común: precisamente una “señal” de cornos con ritmo de puntillo y saltos de quinta que abre tales pórticos y clausura toda la obra. La recurrencia era de uso común en la sinfonía de la época, pero hay una distancia abismal entre su empleo constructivista, puramente sonoro, tal como Bruckner lo dispone, y la función de racconto novelado, típica por ejemplo de Mahler y que resulta así mucho más afín con la idea del leit-motiv wagneriano.

Una interpretación más liviana de la música de Bruckner puede ayudar a ver la raíz schubertiana de su música. Un ejemplo es el caviloso movimiento lento: una marcha con pausas reflexivas que podrían sugerir los propios pasos del compositor, más envuelto en conflictos concretamente humanos que en interrogantes metafísicos. Lo que sigue es uno de los más famosos scherzi dejados por el autor, innegablemente influído por imágenes sonoras wagnerianas, asociadas con escenas de cacería. Los finales de Bruckner aspiran a resolver aquello que tanto se le ha criticado: una narrativa arbórea que parece exagerar el empleo de paréntesis, corchetes y asteriscos. Si hay un momento de gloria en toda la obra es la transición que, liquidados los trámites de una especie de intención de forma sonata, lleva a la coda. Aquí y en la posterior resolución se observan reunidas la intención coronativa de la obra y su acceso, alcanzado por una secuencia ascensional que resulta difícil no asociar con los anhelos de simbiosis religiosa del autor.
 
(Este comentario ha sido cedido gentilmente por Marta Lugo de Palacio y abreviado con su autorización.)

Acerca de Francisco Rettig

Nacido en Chile, hoy es uno de los más destacados directores de orquesta en el mundo sinfónico. Ha sido premiado y reconocido por su trabajo realizado en América Latina, Europa y Estados Unidos. Recientemente fue elegido como el mejor director de los últimos quince años por la Orquesta Sinfónica Nacional de Argentina. Realizó su formación académica en la Musikhochschule de Colonia, Alemania, donde se graduó con máxima distinción en Dirección de Orquesta, Piano y Composición. Además fue discípulo de los grandes maestros Hans Swarovsky, Sergiu Celibidache y Franco Ferrara, heredando lo mejor de cada uno.

Reconocido internacionalmente por sus interpretaciones del repertorio post-romántico alemán, especialmente por sus versiones de las obras de Mahler y Bruckner, Rettig fue director de la Orquesta Filarmónica y Sinfónica de Chile, y durante doce años fue director titular de la Orquesta Filarmónica de Bogotá, institución a la que llevó a ocupar un destacado lugar entre las orquestas del continente. Su labor fue reconocida con el otorgamiento de la Orden al Mérito en el grado de Gran Comendador, concedida por el Concejo y la Alcaldía de Bogotá.

En el campo de la lírica ha dirigido en importantes teatros de Alemania, México, Chile, Italia, Australia y el Colón de Buenos Aires. Desde 2009 se vinculó como Director Asociado a la Orquesta Filarmónica de Medellín y a partir de 2013 se desempeña como su Director Titular.

Estemos en contacto


Nuestras redes