“Dar la mano”, por Alina Ruiz Folini

“Dar la mano”, por Alina Ruiz Folini El trabajo del artista

Compartir:

Una mirada en torno a las artes escénicas en tiempos de distanciamiento social

Como parte de la propuesta El trabajo del artista del Centro Cultural Kirchner, la artista e investigadora Alina Ruiz Folini reflexiona sobre el presente de los artistas de la escena en tiempos de confinamiento.

Dar la mano

Escribo este texto presionando teclas en una coordinación veloz entre las manos, la lengua y la imaginación. Estas manos experimentan historias que se apoyan en el aire y van pasándose a través de la respiración, en tránsito permanente entre Sur-América y Sur-Europa. Son manos que hacen un todo voluminoso con mi cuerpo de carne, escamas y agua. Manos que bailan conmigo desde prácticas performativas: son trabajadoras precarizadas de la cultura, la danza y la coreografía. Manos guiadas por el hacer-pensar que proponen las fascias, la respiración, la sensación, los encuentros, los ancestros, los bosques nativos, las bacterias, los ritmos de la pulsión vital. ¿Qué acontece si desplazamos la hegemonía visual hacia lo táctil? Manos que saben del peso propio así como de sostener pesos ajenos. Manos expertas en moverse con las fuerzas vibrátiles y sus distintas velocidades, que tiemblan entrelazadas en el tejido conectivo. Manos que invocan tiempos simultáneos y traen a la escena presencias humanas y más allá de humanas. Manos que materializan ritmos de escucha colectiva para dar formas a obras de danza, a prácticas compartidas, a investigaciones sobre el lenguaje del cuerpo, la memoria disidente, el afecto. ¿Qué otras narrativas y relaciones no binarias entre lo vivo pueden revelarse llevando el punto de vista a las manos y la piel? Estas manos se formaron en danza y hoy manosean otras zonas expandidas del conocimiento. Manos que proponen economías alternativas a partir de coreografías sensibles y sus formas de estar en el tiempo. Manos que, con su curiosidad y capacidad de resistencia, se han vuelto migrantes, para poder trabajar de artista.

*

Manos que se conjuran para el ejercicio del placer y practican la reproducción de una vida rara, de formas cóncavas, donde vivir y morir bien.

Manos trabajadoras, que saben del trabajo manual y del cuidado, que hacen parentesco, a su vez, con las manos de artistas precarizades, todes en vulnerabilidad.

Manos que sensualizan toda superficie que tocan, discerniendo rugosidades, texturas e intensidades para crear una relación desviada entre las puntas de los dedos y el lenguaje.

Manos deseosas de cultivar y proteger; deseosas de sostener y transportar. Manos enredadas en el compost, aprendiendo a vivir y morir en las ruinas de un mundo.

Manos que están justo después de mi pecho, al final de mis brazos, entre ustedes y yo.

Manos que hoy amanecen en una ilusión de no tener cuerpo, hace dos meses que no tocan ni son tocadas por ningún ser humano ni animal. Manos que acarician las plantas que viven conmigo en un intento por aprender a devenir-con especies compañeras: Chamaerops humilis, Dieffenbachia, Adiantum, Calathea.

*

Ciertas manos frotan, agarran, aprietan, acarician, deslizan, presionan, calientan, envuelven, rascan, defienden su propio deseo, prefieren el tejido, la fricción y la resistencia.

Otras manos son fronterizas. Se mueven en zonas carnosas e indeterminadas del encuentro y desconocen la separabilidad de los cuerpos. Estas manos-en-la-frontera emiten ondas electromagnéticas para desorientar los límites del género y en cambio, hacerlos vibrar en un mundo ya enmarañado a nivel molecular.

Hubo manos que no supieron ser binarias. Fueron y serán fugitivas. Se negaron por optar entre el lado izquierdo o el lado derecho, entre percepción o sensación, entre pensamiento o imaginación, entre sexualidad o espiritualidad, entre tocar o telepatizar.

Algunas manos se desviaron, se descubrieron lesbianas, travestis, cuir. Encendieron su curiosidad subversiva en las calles, en las camas, en las plazas, en las fiestas, en las escuelas públicas, en las montañas, en los mares, en los amores, en los desarraigos, en los viajes. Desataron los nudos de la recta heterosexual para enredarse en una digitopuntura que hhhhuummmmm rrrrrrrrr fffsssssss lllllll aauuuuuu vino a contar otras historias.

Algunas manos se consideran, a veces, dos independientes entre sí. Disociadas, autónomas, individuales. Pero muchas manos también saben que existen junto con otras, enmalezadas con todas las cosas del universo, humanas y más que humanas, animadas e inanimadas. Así agitan, acarician e invocan un mundo que pueda ir más allá del entendimiento de lo separable y determinado. Se saben parte de “un mundo enmarañado”.

*

Un par de manos son capaces de enlazar por lo menos a tres.

Vos, ella y yo.
Este, esto y esta.
Ahí, allá y aquí.

Muchas manos en la ternura del Universo.

*

Algunas manos manosean lenguajes, lenguajean, van y vienen de la palabra a la mano a la boca a la voz al aliento a la mano a la bolsa.

Una vez, de viaje al norte de Argentina en la frontera con Bolivia, entrelacé mis dedos con los de una mujer anciana que me llevó a recolectar unas plantas sagradas. Su mano rugosa y caliente me sostuvo con firmeza suave mientras caminábamos juntas en un sendero irregular de piedras, tierra y mucho sol de verano.

Estábamos en el Altiplano a casi tres mil metros de altura y yo completamente apunada empecé a sentir que en ese agarre de las manos juntas estaba la fuente de oxígeno para mis pulmones, la estabilidad para mis piernas y la confianza para continuar en un camino desconocido.

El agarre de dos manos como una membrana magnética. Una alianza de carne fibrosa y elástica capaz de hacerme respirar, darle continuidad y sostén a todo mi cuerpo. Amasar desde las fascias y la piel un lenguaje para ser dicho.

Una vez en el lugar, lanzamos nuestras manos a las hierbas, plantas y malezas: unas tenían pinches, otras producían picazón, algunas se dejaban arrancar de la tierra casi con entusiasmo. La misma tierra que también vino conmigo metida debajo de las uñas y entre los pliegues de mis dedos.

Envolvimos las plantas dentro de unas bolsas de tela donde cargarlas, junto con varias ramas para hacer el fuego. Las manos se habían transformado en bolsas. Las bolsas-manos firmes en la tarea de sostener y transportar lo que habíamos recolectado sin palos, sin lanzas: semillas, troncos, frutos, raíces, hojas, plantas sagradas. Cargando.

Al volver, separamos delicadamente las hojas de los tallos y las lavamos con apenas unas gotas de agua, para no quitarles la savia que las recubría con propiedades curativas y alucinógenas. Las lavamos acariciándolas. Preparamos la infusión en un movimiento circular continuo de la mano y una rama, que revolvían la mezcla. Cuando estuvo lista y dentro del cuenco, lo sostuve largo rato entre la palma y los dedos, sintiendo el peso y el calor.

Comencé a llevarme la mano a la boca cargando el contenedor en ella, mientras bebía el líquido y probablemente también tragaba algunos restos de tierra que venían en las hojas y pasaban a ser parte de mí. Mientras mano derecha iba y venía hacia mi boca para darme de beber, mano izquierda parecía desmaterializarse, tocar a la distancia en una sincronización háptica de ambas manos disociadas-pero-juntas, el deslizamiento de mis ojos sobre los colores del paisaje y la torsión de mi lengua entre los sonidos las palabras. Manos ojos lengua plantas tierra tocaban el poema, todas a la vez:

Cuando digo la palabra
nuca
¿te chupo suavemente
hasta hundir
el diente aquí?
               ¿Estoy tocándote acaso?
 
Cuando digo pezón
¿la mano roza
las dilatadas rosas de los pechos tuyos?
               ¿te toco acaso?
 
¿Toca, lengua, la comisura
de mis labios y aprisiona
en la vasta cavidad el cuerpo
que desea ser tocado y ceñido
por tu lengua cuando nombra
              mi boca la palabra lengua, acaso?...[1]

Manos manosean lenguajes, lenguajean, van y vienen de la palabra a la mano a la boca a la voz al aliento a la mano a la bolsa. Manos se cargan y son cargadas entre amigues, entre vecines, entre libros, entre dildxs, entre imágenes, entre prácticas, entre encuentros, entre mudanzas, entre secretos, entre danzas, entre caricias, entre hongos, entre luciérnagas, entre glándulas, entre poros, entre temblores, entre parpadeos.

*

Las manos del 2020 han pasado también a ser un arma mortal. Contagian, se contaminan, son la nueva amenaza junto a la saliva, el aliento y el encuentro.

Las manos están prohibidas.
Están presas.
Están vigiladas.

Las manos de la pandemia son enemigas del humane “en estado de guerra”: con un solo movimiento son capaces de ingresar todos los virus del mundo directamente al interior del cuerpo.

Cuidado. ¡Cuidado!

Estas manos globalizadas son obligadas a existir a través de la inmunización de las pantallas y dispositivos digitales de control, mientras reflejan nuestra propia imagen huella digital en superficies perfectamente pulidas.

Para quienes tienen agua, las manos están resecas de tanto ser fregadas, limpiadas, desinfectadas hacia el interior de las casas. Para quienes tienen casa, las manos duelen de tecleo, aburrimiento y masturbación hacia el interior de la intimidad. Para quienes tienen Estado, algunas manos demandan protección y otras ansían desobediencia.

¿Y las manos que están excluidas de todas estas cosas?

Manos precarizadas trabajan y se exponen, maniobran al servicio de manos confinadas, que parece que son las manos que importan. Manos limpiadoras, manos cuidadoras, manos recolectoras, manos cosedoras, manos con callos, manos pequeñas de motricidad fina, manos-delivery, manos que empaquetan y envían, manos madres, manos que curan, manos de trabajo sexual, manos precarizadas de artistas cruzando el océano para sobrevivir en países un poco más ricos que el propio.
Manos de mujeres, manos migrantes, manos trans, manos explotadas, manos indocumentadas, que se enlazan y quizá, permiten alianzas con otras manos históricas que les sucedieron: manos negras, manos indígenas, manos esclavizadas, manos brujas, manos asesinadas, manos silenciadas.

*

Algunas manos transitan, se mueven entre lo concreto y lo mágico.

Estas manos dejan “que los ojos caigan al cuerpo”. Acercan y entibian dildxs como si fueran caracoles. Llaman al agua, conjurando lluvias y abundancia. Continúan percibiendo y curan a la distancia. Manos cósmicas que manosean lo visible, pero también lo invisible, haciendo aparecer lo que hay entre nosotres: un espacio negativo, una indeterminación opaca, unas pieles en busca de contacto, o más allá del contacto, ensanchando y abriendo los poros y las esporas para facilitar el roce, la transmisión, la lubricación, la hidratación, la fotosíntesis, el calor.

Tengo la habilidad de telekinesis y puedo mover las cosas a distancia. También soy capaz de transferir energía y conducirla en un cuerpo. Voy a hacerlo aquí, ahora mismo. Nunca aprendí pero sé perfectamente cómo hacerlo. Las puntas de los dedos se activan con precisión, percibo lo que se está moviendo aunque no lo veo. Mis manos se aproximan a otros cuerpos y siento su calor irradiante muy cerca. Las partículas que me rodean se excitan ante el contacto inminente. “¡L! Estoy ahí contigo, sin tocarte. ¿Lo sentís?”

Tengo que persistir pero sin prisa. Doy tiempo para ejercitar la escucha. Mis falanges continúan magnetizando las distancias y produciendo descargas eléctricas invisibles. Yo acompaño respirando, pues es la manera de que mis poros se dilaten y puedan emanar el vapor que permite la conexión. Los poros incorporan esta mano magnética y la transfiguran en vapor caliente.

Repentinamente algo acontece, me tumbo en el suelo, una mujer-animal de tamaño pequeño se trepa encima mío, está desnude y se cuelga de mí insuflando un fuerte calor en mi cuello presionando con su boca. No ofrezco ninguna resistencia, caigo al suelo en ese movimiento y me dejo hacer. Este cuerpo pequeño y cálido cabe todo entero encima mío, pienso, “es como si mi pecho fuera ahora una mano ahuecándose y sosteniéndole dentro”, digo, mientras observo cómo mantiene su boca inundando de calor mi cuerpo, como una ventosa, como un volcán, ahí donde mis glándulas vibraban frecuencias hace unos minutos atrás.

Hace días que sufro un fuerte dolor de oído (quizá de tanto desequilibrio) y tengo la certeza de que ese beso-lava de calor vino a quitármelo, a curarme. Confío y dejo que elle haga su tarea, mientras mis falanges y huellas digitales atraviesan capas de piel y llevan calor a otros cuerpos que están muy lejos muy lejos y muy presentes muy presentes al mismo tiempo.
Hacemos un tejido, nos pasamos de mano a mano.


Agradecimientos

Rita Natálio / PACAP 4 - Forum Dança, por el acompañamiento y la escucha durante el proceso de escribir. Leticia Skrycky y Luciana Chieregati por enmarañarnos para cuidar formas transversales de creación. Y a las lecturas de Denise Ferreira da Silva, Anna Tsing y Donna Haraway, que me hicieron compañía.

[1] Diana Bellessi, “Eroica” (1988)

Acerca de Alina Ruiz Folini

Alina Ruiz Folini nació en Buenos Aires en 1981. Es artista e investigadora. Su trabajo se mueve entre la coreografía, la danza y las prácticas curatoriales. Egresada del Máster en Práctica Escénica y Cultura Visual por la UCLM / Museo Nacional de Arte Reina Sofía 2017-2018, estudió Licenciatura en Filosofía (UBA) y Licenciatura en Composición Coreográfica (UNA). Es directora de ARQUEOLOGIAS DEL FUTURO, Festival Internacional de Artes Vivas en Buenos Aires. Co-crea Proyecto TÁCTIL (2018) junto a Leticia Skrycky, proyecto residente en Tenerife.Lav (Tenerife), La Caldera (Barcelona), Graner (Barcelona), NAVE (Santiago de Chile) y Centro de Danza Canal (Madrid).
 
Es mentora dentro de Laboratorio de Acción 2019- Teatro General San Martín, coordinado y curado por Luis Garay. Actualmente forma parte de PACAP 4- Programa Avanzado de Creación en Artes Performativas en Forum Dança (Lisboa), con curaduría de João dos Santos Martins.

Es agente 2016-2017 del Centro de Investigaciones Artísticas (CIA). Ha presentado sus trabajos U O (2018), La risa (2017), Togetherness (2016) y Supervivencia (2015) en distintos espacios y festivales como Center for Performance Research y Judson Church (New York -  Estados Unidos), JUNTA Festival Internacional do Dança (Brasil), Centro Cultural Kirchner (Argentina), La Casa Encendida (Madrid), Festival MASA - Teatro Pradillo (Madrid), Festival NIDO (Uruguay), FIDCU / Festival Internacional de Danza Contemporánea Uruguay y Ciclo Solos al Mediodía / Teatro Solís (Uruguay),  entre otros. Es artista residente de Centro Cultural Conde Duque (Madrid) con su nuevo trabajo Ruido Rosa /Pink noise, el cual forma parte de CUATRO -solos acompañadas- que ha recibido el fondo a co-producción de obras escénicas por Iberescena (2019). Fue convocada para integrar Salón Madrid, encuentro dirigido por Meg Stuart en Teatros del Canal y Naves Matadero, como sesiones de preparación de Tanz Kongress (2019) a realizarse en Dresden (Alemania). Forma parte de PICA 2018-2019, programa intensivo de acompañamiento a artistas e investigadoras, coordinado por Idoia Zabaleta, Ixiar Rozas, Luciana Chieregati e Isabel de Naverán en Azala (País Vasco). Es bailarina en Trilogía Antropofágica y Serie Caníbal, dirigida por Tamara Cubas (Uruguay), presentándose en Portugal, España, Suiza, Austria, Holanda, Brasil, Argentina, Chile y Uruguay. Actualmente reside entre Buenos Aires, Lisboa y Madrid.



Fotografía de portada: Mauricio Skrycky

Estemos en contacto

Dejanos tu mail para enterarte de la programación del CCK.

Nuestras redes

Conectate con nosotros en las siguientes redes sociales.