Charla abierta con Brian Eno

Charla abierta con Brian Eno Visitas internacionales - Martes 29 de noviembre, 19h - Sala Sinfónica

Compartir:

La vida de Brian: un diálogo sobre arte audiovisual

Faltan pocos días para uno de los acontecimientos culturales del año: por primera vez, Brian Eno llega a la Argentina para presentar las instalaciones 77 Million Paintings y The Ship, que se exhibirán en el CCK a partir del 2 de diciembre. En el marco de su visita, el célebre productor y artista visual (uno de los artistas más innovadores e influyentes del último medio siglo) dará una charla abierta en la Sala Sinfónica del CCK el 29 de noviembre, a las 19h, con entrada gratuita.

Las localidades para asistir al encuentro con Eno se podrán retirar a partir del martes 22 de noviembre, a las 12h, en el CCK (Sarmiento 151), hasta agotar la capacidad de la sala. También se podrán reservar a través de la página www.cck.gob.ar.

Con traducción simultánea al español, la charla abierta de Brian Eno -que cuenta con el apoyo del British Council- girará en torno a su actividad artística. Las instalaciones que viene a presentar Eno revelan también su conciencia creciente sobre el modo en que se vinculan las artes y la vida. Este tipo de inquietudes lo llevó a impulsar la Fundación The Long Now, instalada desde 1996 en San Francisco, que coordina foros de debate y proyectos sobre temas que afectan a la humanidad, ahora y a largo plazo.

Acerca de 77 Million Paintings y The Ship

La instalación 77 Million Paintings se emplazará en el fabuloso espacio de La Gran Lámpara, en el corazón del antiguo Palacio de Correos. 77 Million Paintings es una obra generativa que crea para el espectador una atmósfera envolvente de sonidos e imágenes. Consta de una estructura de doce monitores, cuyas pantallas van proyectando combinaciones aleatorias de las imágenes creadas por el artista. A ellas se suman las capas de música compuesta por Eno, que también se van emitiendo lentamente en combinaciones aleatorias. El efecto doble es el de ver una pintura luminosa que fluye como la música, con la sensación de estar rodeado de una música que se asienta en el espacio.

Tanto las imágenes como la música están en constante generación y evanescencia, provocando una experiencia visual que es única en cada momento. Los “77 millones” del título se refieren a las combinaciones posibles de imagen y sonido: se estima que el espectador tendría que pasar 450 años delante de la muestra para experimentar dos veces la misma combinación visual y auditiva. 77 Million Paintings se ha exhibido en algunos de los edificios más fascinantes del mundo, como la Ópera de Sydney, y espacios emblemáticos de Abu Dhabi, Tokio, Venecia y Río de Janeiro, haciendo que la experiencia sea, en cada sitio, armónicamente única.

Además, en el Auditorio de la Sala 613 del CCK, Brian Eno presentará The Ship (La Nave), que reúne tres de los principales aspectos de su obra: música, instalación y composición de canciones. La instalación toma como punto de partida conceptual el hundimiento del Titanic, la Primera Guerra Mundial y, según aclara el artista, “la oscilación constante de la humanidad entre la arrogancia y la paranoia, la entrega y el control”. “Pensé en los vastos campos de Bélgica en donde se libró agónicamente la Primera Guerra -explica Eno-; y en el vasto y profundo océano en el que se hundió el Titanic; y qué poca diferencia supuso toda aquella esperanza y decepción humanas. Ellos (los campos y el océano) persisten y nosotros pasamos en una nube de parloteo”.

Brian Eno explora en esta obra la relación entre el medio ambiente y la composición musical por medio de fuentes de audio especialmente diseñadas para generar un ambiente íntimo de meditación que surge y se expande a su alrededor. Eno describe los materiales utilizados como “altavoces, la luz y la muerte”. The Ship es también el título de su último disco, editado el 29 de abril de este año.

Acerca de Brian Eno

Nacido en Woodbridge, Gran Bretaña, en 1948, Brian Eno es reconocido como uno de los músicos, productores y artistas visuales más innovadores e influyentes del último medio siglo. Egresado de Bellas Artes en 1969, su labor se expresa inicialmente en pintura y escultura, y luego se centra en la experimentación del sonido a través de nuevos medios técnicos de grabación. En la Escuela de Arte de Ipswich forjó su idea de crear música “estática como la pintura” y “pintura que fluya como la música”. Desde sus comienzos, en los años 70, como integrante del grupo de glam rock Roxy Music, destacó con un talento extraordinario, y su obra está indisolublemente ligada a un género: el ambient, un término y un concepto creados por él. La música ambient se concibe en varias capas y está elaborada como “arquitectura sónica” que define el espacio que habita. El ambient posibilita diferentes niveles de escucha, según los diferentes elementos sonoros que aparecen con cada nueva audición, en función del ruido ambiental circundante y del estado de ánimo del oyente.

Aunque la idea de background music ya existía, Brian Eno abrazó las ideas de la “música de mobiliario” de Eric Satie (1917), asociadas al minimalismo y al “exotismo”, y las popularizó con el empleo de samplers, cambios de fase y otras novedades tecnológicas. Su álbum Music for Airports (Ambient 1) se considera la piedra fundacional del género y, junto con trabajos como The plateaux of mirror (Ambient 2), Day of Radiance (Ambient 3) y On Land (Ambient 4), inspiraron a nuevas generaciones de músicos.

Artista integral -estrella de la canción, productor y músico experimental- Brian Eno colaboró como productor, con su mirada novedosa y liberadora, con algunos de los más grandes talentos del pop del siglo XX. Trabajó con David Bowie en la famosa "Trilogía de Berlín" -integrada por los discos Low, Heroes Lodger- y en el álbum Outside. Compuso con Robert Fripp y David Byrne. Produjo discos de John Cale, Laurie Anderson, Talking Heads, Toto, Coldplay, Passengers, Sinead O' Connor, Paul Simon y U2 (con aportes decisivos en discos como The Unforgettable FireThe Joshua Tree, Achtung Baby y Zooropa).

En el campo de las artes visuales, los avances tecnológicos permiten a Eno desplegar aquella idea de las “pinturas que fluyen como música”. Su obra se concentra en las posibilidades de la luz, reutilizando monitores y pantallas como lienzos para sus obras y reinterpretando lugares y situaciones de la vida cotidiana. Sus instalaciones de sonido e imagen han redefinido espacios arquitectónicos emblemáticos de capitales del mundo desde finales de los años 70. Desde sus primeros trabajos, Mistaken Memories of Medieval Manhattan (1981) y Thursday Afternoon (1984), en los cuales trabajó el paisaje urbano neoyorquino o la idea del  movimiento de una modelo, hasta 77 Million Paintings, proyectado en las velas de la Ópera de Sydney, o su último Ambient Light Works, las instalaciones de Eno renovaron el concepto de arte visual en relación con la música y la tecnología. Desde 1999 realiza “instalaciones ambientales”, que combinan música generativa (creada por herramientas tecnológicas) y objetos elegidos por su presencia expresiva (arena, piedras y esculturas lumínicas) que se complementan con proyecciones visuales. Se trata de espectáculos de “música en varias dimensiones” o “música para los sentidos”, mundos sin limitaciones narrativas, combinaciones fugaces e irrepetibles que obligan a una serena contemplación.

Brian Eno vive en Londres y exhibe sus obras en todo el mundo: de Tokio a Ciudad del Cabo, de Nueva York a Madrid, con exhibiciones permanentes en Austria y en Gran Bretaña.

Estemos en contacto


Nuestras redes