90° aniversario María Elena Walsh

90° aniversario María Elena Walsh Desde el 1 de febrero - Diversos espacios

Compartir:

Una celebración de la vida y la obra de la gran artista argentina

A 90 años del nacimiento de María Elena Walsh (1930-2011), el Centro Cultural Kirchner propone una serie de actividades dedicadas a celebrar, en sus diferentes aspectos, la obra de la recordada escritora, compositora, investigadora e intérprete argentina, sin dudas una de las figuras más trascendentes de nuestra cultura.

El ciclo comprende conciertos con lo mejor de sus canciones para chicos y grandes, encuentros participativos de poesía y actividades para toda la familia.

Todas las actividades son gratuitas. Las entradas para los conciertos se podrán reservar a través de esta página o personalmente en Sarmiento 151, hasta agotar la capacidad de la sala.

María Elena Walsh (fotografía: Sara Facio)
María Elena Walsh (fotografía: Sara Facio)
María Elena Walsh (fotografía: Sara Facio)
María Elena Walsh (fotografía: Sara Facio)

Acerca de María Elena Walsh

Nacida en la localidad bonaerense de Ramos Mejía el 1 de febrero de 1930, María Elena Walsh unía ascendencia inglesa e irlandesa por parte de padre y raíces criollas y andaluzas por vía materna. Inmersa desde pequeña en las expresiones culturales de la época –las audiciones radiales, el cine y géneros musicales como el jazz o el tango–, asistió a la Escuela de Bellas Artes “Manuel Belgrano” y a los catorce años empezó muy precozmente a publicar poemas en algunos de los principales diarios y revistas del momento. A los diecisiete publicó su primer libro de poemas, Otoño imperdonable, elogiado por figuras como Pablo Neruda y Juan Ramón Jiménez.

En 1951 María Elena publicó su segundo poemario, Baladas con ángel, y luego, junto a Leda Valladares, emigró hacia Europa: allí ambas artistas conformaron un dúo legendario (Leda y María), que dio a conocer las melodías populares del Noroeste argentino. Hacia 1954 Walsh comenzó a escribir sus primeras canciones para niños, que le darían una popularidad fuera de serie, y que hoy siguen estando entre las más difundidas del repertorio infantil por su riqueza poética y musical, su fantasía y su vuelo incomparable.

De regreso en Buenos Aires, desde 1956 Walsh y Valladares continuaron con su actividad, y –tras un viaje de investigación y recopilación por el Noroeste argentino– grabaron tres discos, entre ellos Canciones del tiempo de Maricastaña, con joyas del folklore de España.

Gracias al impulso de la directora de televisión María Herminia Avellaneda, María Elena incursionó en la escritura de guiones para distintos formatos, entre los que se destaca la creación del “varieté” para niños, con dos espectáculos de un éxito inédito hasta el momento: Canciones para mirar, de 1962, y Doña Disparate y Bambuco, de 1963. Ese suceso le abrió las puertas de las compañías discográficas, para las que grabó sus primeros discos como solista: Canciones para mirar, Canciones para mí, El país del Nomeacuerdo y Villancicos. A partir de mediados de la década de 1960 comenzó a escribir y publicar libros que serían desde entonces clásicos de la infancia, presentes en miles de hogares argentinos: Zoo loco, Dailan Kifki, Cuentopos de Gulubú, Versos para cebollitas y Chaucha y Palito, entre muchos otros.

Desde 1968, y durante diez años, Walsh ofreció espectáculos con canciones para adultos en escenarios destacados de la ciudad de Buenos Aires, diversas provincias argentinas, América y Europa. En 1978, el avance de la censura de la dictadura militar motivó el cese de sus presentaciones en público, y su creatividad se volcó al periodismo escrito. En este contexto, la publicación del famoso artículo “Desventuras en el País Jardín-de-Infantes” (Clarín, 1979) provocó una gran conmoción en la sociedad. Junto a la fotógrafa Sara Facio, realizó en esos años viajes por Europa y América.

Con la restauración de la democracia en 1983, y tras la superación de un cáncer, María Elena participó de proyectos políticos y culturales y creó el ciclo televisivo La cigarra (junto a Susana Rinaldi y María Herminia Avellaneda). Abanderada y pionera de las luchas feministas, sentó varias veces a lo largo de su vida una posición clara en favor de la igualdad de derechos, de la que muchos de sus textos periodísticos y literarios dan testimonio. Como el poema “Oda doméstica”, incluido en el libro Hecho a mano: “[…] En la suma de los pañales / y el tintineo de los desayunos, / en repetidas dosis de mercado / y en la elaboración del miedo / se nos va, se nos va el latido / que dedicábamos a la locura. / Y los que calzan sombra masculina, / heredado poder, cómodo imperio, / ordenan nuestra humana servidumbre / mientras se ponen seriamente / a fabricar los tajos de la guerra, / el obstinado pan del sufrimiento.”

Hasta el final de su vida Walsh continuó creando novelas, letras de canciones y obras teatrales. Reconocida tanto en los mayores ámbitos académicos –fue acreedora de premios, doctorados honoris causa y galardones a nivel nacional e internacional– como en la totalidad de la sociedad argentina, María Elena Walsh fue y es una figura artística, simbólica y cultural de una trascendencia insoslayable. Falleció en Buenos Aires el 10 de enero de 2011.

Estemos en contacto

Dejanos tu mail para enterarte de la programación del CCK.

Nuestras redes

Conectate con nosotros en las siguientes redes sociales.